Páginas vistas en total

viernes, 13 de enero de 2012

RELATOS CORTOS. 6.

LA PECADORA.

Ella sentía la dulce presión de su cuerpo caliente. Fue como si quisieran fundirse las materias. Ese era al menos el deseo. Las manos de él, suaves por su dedicación, buscaron bajo la falda la aterciopelada piel de sus muslos, y tomándola por las nalgas la elevó con inusitada fuerza sobre la piedra. El mantel de lino, no evitó que un escalofrió recorriera su espalda al contacto con el mármol helado. Sus manos se agarraron a la tela mientras él la penetraba con inhabitual fiereza. El orgasmo se acompaño con el estruendo de las vinagreras estrellándose en el suelo. Luego, un silencio aplastante, y el corazón de él golpeando sus pechos húmedos.

Padre, he pecado – dijo con voz débil bajo la escrutadora mirada de los ángeles del cielo. Te escucho, hija mía – él; sin abandonar su postura. Contra el sexto mandamiento, Padre. ¿Con quien, hija?. Contigo. Y se besaron. Tres Padrenuestros – dijo él alejándose del altar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario